luis alonso muñoz

del 26 de agosto al 19 de septiembre de 2004
organiza: fundación díaz-caneja

 

Me sentí muy honrada cuando Luis Alonso, amigo y compañero en los muchos años compartidos en la Escuela de arte de Palencia, me pidió que le escribiera unas letras para el catálogo de su exposición palentina; considero a Luís Alonso un gran escultor que brilla en las Artes del mundo contemporáneo español por el que siento una gran admiración. Él es artista, según Ángel Ferrant “artista es aquel que con su obra deja registrada la huella que la vida produce en su espíritu, colocándonos por este medio en un plano superior de sensibilidad”. Su calidad humana, su naturalidad se trasmite directamente a las obras que salen de sus manos, de ello nos habla la sencillez y belleza de sus formas, la austera serenidad que respiran, el modelado de gran calidad plástica, lleno de energía, siempre cambiante, a la búsqueda de nuevas líneas, en constante experimentación. Reflejan un hombre seguro, tajante, inquieto aunque espiritual, profundo conocedor de un costoso oficio en el que han sobresalido solamente aquellos que han unido, eso, un gran oficio, a una potencia creadora y una sensibilidad exquisita.

 

Sin embargo, tiene para mí una excepcional importancia otra doble faceta, como profesor de Modelado y Director de la Escuela de Arte “Mariano Timón” hasta el presente, siendo precisamente a estas actividades a las que quiero referirme de forma concreta. Sobradamente conocido en Palencia, desde muy joven su vida aparece ligada a la entonces Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, iniciando unos estudios en ella en donde, quizá, con esa temprana vinculación se explique más claramente el amor que Luís Alonso siente por nuestra Escuela; un cariño del que bien es verdad hemos participado todos los profesores de este Centro, al que sentimos como algo nuestro, que vive con nosotros. Fue discípulo predilecto de Mariano Timón, con el que después colaboraría; lo fue igualmente, y muy querido de Victorio Macho.

 

Después de terminar los estudios en este Centro palentino, continúa en la Escuela Superior de San Carlos de Valencia para terminar en la madrileña Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando donde obtuvo su licenciatura. Muchos son los premios nacionales e internacionales obtenidos por Luis Alonso; numerosas también las exposiciones celebradas tanto en España como en el extranjero que jalonan su vida artística.

 

Su faceta docente se inicia en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Palencia, desde 1971. Si la labor de un maestro es siempre difícil, mucho más en una materia como ésta, Modelado, que imparte Luis Alonso en la que, según algunos autores, el profesor ha de ser un hombre verdaderamente excepcional, que no basta con ser escultor, lo cual es indispensable, sino que es necesario que tenga un criterio amplio, una clara orientación en el quehacer escultórico; ha de disponer de una cultura que le haga consciente de su función pedagógica, pues hay que precisar que los alumnos que acuden a estos centros constituyen un conjunto variadísimo, en que casi a cada uno de ellos ha de dársele una enseñanza personal dentro de la generalidad y de la programación, que previamente el enseñante ha pensado de forma detenida y minuciosa para que se aborden todos los campos que tiene el oficio, y modelar, permítaseme emplear esta palabra en sentido amplio, las inquietudes de los muchachos, encauzándolas y alentándolas hacia una perfección. Ese es el trabajo complejo que Luis Alonso lleva a cabo en su aula, donde a través de sus enseñanzas, sabe obtener lo mejor de sus discípulos, infundiéndoles un amor, una curiosidad, un gran respeto hacia la asignatura que están cursando. Es de destacar como a lo largo de los años, sus alumnos acuden a visitarle recordando sus indicaciones y directrices, mostrándose agradecidos por haber tenido un gran profesor en esos primeros años que son tan decisivos en la vida de un joven que emprende el camino del Arte.

 

Como director, cargo que ocupa ininterrumpidamente desde 1988, ha realizado una encomiable labor que se extiende por distintos ámbitos. Bajo su mandato continúa la andadura, con éxito creciente, el Bachillerato Artístico, habiéndose puesto en marcha áreas que nunca se habían tocado en la Escuela; se impusieron asimismo ciclos Superiores y Medios que en cierta manera mantienen el antiguo espíritu que alentaba en las Escuelas. Estas nuevas enseñanzas han requerido transformaciones del edificio, llevadas a cabo con el máximo respeto a unas instalaciones con una elevada importancia arquitectónica. Ha impulsado numerosísimas exposiciones por la ciudad y la provincia, propiciando así el conocimiento del trabajo realizado en nuestros centros. Igualmente alentó cualquier publicación que contribuyera a un mayor acercamiento a la historia de la Escuela. Está realizando un trabajo impecable ante el que no ha regateado esfuerzo ni trabajo, sabiendo introducir aires renovadores pero manteniendo el tradicional carácter que siempre han tenido estos centros. Aquí reside la importante e inteligente labor realizada por un profesor, Luís Alonso, que conoce y siente su doble profesión, la Escultura y la Docencia.

 

María del Carmen Trapote Sinovas.