Fernando Palacios: Claves y Confines

del 17 de mayo al 30 de junio de 2013
organiza: fundación díaz-caneja

 

Dispersion Vegetal I. 150x150. Mixta-lienzo   Serie Espacios Cercanos III. 100x100 Mixta-lienzo   Serie. Densidades de la memoria I. 100x100. Mixta-lienzo   Serie Densidades de la memoria III. 100x100.Mixta-lienzo

 

HORIZONTES Y METÁFORAS

 

Fernando Palacios (Valladolid-1976), presenta en esta exposición su obra más actual. El término horizontes nos sugiere límites, espacios y lejanía. También el cúmulo de posibilidades o perspectivas a las que aspira el artista.De ahí que nos preguntemos: ¿Qué le impulsa a Fernando Palacios a expresar esos confines de límites imprecisos? ¿Qué encierran sus enigmáticas naturalezas? Pues bien, es evidente que toma elpaisaje como fuente de creación, como búsqueda constante de nuevas combinaciones o fórmulas plásticas que se concretan en torno al horizonte para conformarse en tema y motivo en muchas de sus composiciones.

Son paisajes que surgen desde la intuición, el silencio y la reflexión interior donde se revela la idea en el sentido platónico. Esa idea que trasciende a la experiencia física para acercarse a la realidad última como la veían los simbolistas. También conecta con la visión profunda del romanticismo, pero, más que buscar una confrontaciónentre el hombre y la naturaleza, persigue la clave de sus orígenes y con ella salvar el abismo que le suscita lo inalcanzablesensación que le angustia y le inquieta como se observa en algunos de sus títulos -Espacios ocultos-. Sus horizontes ópticos nos permiten ver por debajo de lo real, al crear lugaresinciertos que sugieren naturalezas cósmicas en el momento de su formación. Y, remitiéndose al Génesis, el artista logra separar la luz de las tinieblas. Una luz que emerge desde lo más profundo, e irrumpe a través de las veladuras, propagándose por el rico y denso magma de la materia, y ayudándole como a Rembrandt en el Barroco, a configurar sus obras.

Todos esos pensamientos que mueven al artista, se adaptan al entorno castellano, cuyo microcosmos se amalgama en una especie de enérgico fluido, que nos aleja de todo sentido descriptivo para, desde el concepto, captar su esencia, que consigue mediante un acercamiento a las corrientes informalistas. No obstante lo informal no implica ausencia de forma, de ahí que, en algunas de sus pinturas, perduren reminiscencias figurativas que vienen a plasmar el aspecto geológico o los efectos que los fenómenos atmosféricos ejercen sobre el paisaje, dejando intuir la erosión y la aridez de esta tierra.

La materia adquiere un valor primordial en la obra de Fernando Palacios. Se recrea en ella mezclando los pigmentos de color con diversas y ocultas sustancias orgánicas. En cuanto a su aplicación, juega con el grosor hasta adquirir diferentes densidades. En ocasiones, toma un aspecto licuado que deja entrever la textura del lienzo, y en otras, alcanza tal relieve que raya en lo tridimensional. En la mayoría de sus lienzos se imponen horizontes sesgados y realzadosmediante el poder de lo matérico que suponen una seña de identidad por el valor que el término encierra en su trayectoria artística. Además, guiado por el automatismo psíquico se permite proyectar el cúmulo de impresiones que impactan en su cerebro. Impresiones que nosotros percibimos en forma de imprecisos y lejanos perfiles arquitectónicos, sobre los cuales, corroborando lo hecho, se impone un trazo contrastado en color, que atrapa y sintetiza en un gesto la identidad castellana.

 

 

 

En cuanto al color, se observa, en el conjunto de su obra, un claro dominio de los tierra que llegan a recalentarse con toques rojos y en ocasiones a enfriarse en intensos verdes que refrescan la retina y nos hacen intuir las frondosas riberas de los ríos–Septiembre-o profundos azules nocturnos. El negro es otro color fundamental,le ayuda a mitigar la potente luz de Castilla, cualidad que, como observó Darío Regoyos, la hace casi imposible de pintar.

También utiliza tonos imprecisos, cambiantes y fluidos que nos trasladana los horizontes infinitos del surrealismo además de contribuira una entonación monocroma, trasmitiendo un sentido lírico y estético en el que se impone la belleza sensorial de Castilla.

 

 

Las obras que Palacios denomina Metáforas son un adelanto de la serie que constituye “La cuadratura del círculo”. Un mosaico de pequeñas composiciones realizadas en papel y coordinadas en un todo con el que el artista pretende dar respuesta a las múltiples y ocultas razones del origen de la vida. En ellas, la naturaleza toma protagonismo en forma de raíces, tallos, hojas, aves, fuego y astros que simulan materia cósmica en expansión. Este proyecto constituye un conjunto de imágenes imprecisas que se debaten entre la figuración y la abstracción,  entre lo real y lo imaginario.

La aguda capacidad de abstracción que posee Fernando Palacios, le impulsa a encontrar símbolos, con los que representar los conceptos que se agolpan en su mente. Por eso, como Susanne Langer, ve en las metáforas visuales un recurso que le permite hacer, de manera rápida y sencilla, comprensibles sus ideas. En Raíz, obra que pertenece a la serieMetáforasnaturales, sintetiza el concepto de Árbol de la vida, imagen que se ha estudiado desde diferentes ámbitos. Para el artistasimboliza la interconexión de toda manifestación de vida en nuestro planeta; el origen común en el sentido de la evolución. Su verticalidad, nos habla del eje del mundo y su frondosidad del Árbol de la ciencia, pero nos confunde la descontextualización que presenta flotando sobre la nada y el todo condensadas en el blanco del papel. Tal vez el artista nos deje intuir el momento de confusión al que nos conducen los descubrimientos científicos, que si bien ofrecen luces sobre nuestros orígenes, también crean incertidumbre.

 

EnRara avis, se remonta al jurásico, ese tiempo geológico en el que se ubica el origen de las aves. No obstante, con tinte surrealista, crea una metamorfosis al debatirse esta figura entre raíz y ave, constituyéndose en metáfora de tiempo incierto; puesto que emana del subconsciente del artista, que disocia la imagen de su referente real, porque en opinión de Gombrich es donde reside el encanto de la metáfora. Ésta le permite considerar simultáneamente dos estados sucesivos de una misma situación. De ahí, que Fernando Palacios retome la locución latina “rara avis” con el significadode persona excepcional o difícil de encontrar, que pretende ser un símil de Adán y Eva,  referentes bíblicos en el origen del genero humano. Concibe estas figuras en forma de tríptico. Las dos raras aves vigilan el árbol de la vida, el árbol de la ciencia del bien y del mal, Gn 2, 9,que Yahvé hizo germinar en medio del vergel.

 

 

La labor artística de Fernando Palacios ha sido reconocida y valorada en numerosos y acreditados certámenes y sus obras forman parte de importantes colecciones artísticas. Apesar de su juventud, ha ido consolidando un estilo que se debate entre la figuración y la abstracción, entre lo matérico y lo gestual, entre lo real y lo imaginario. Sus metáforas visuales nos permiten, mediante el poder de la abstracción, ver más allá y descubrir intuitivamente el misterio que encierran, y sus paisajes nos emocionan a través de la cadencia poética del color y la sensualidad con que trata la materia.

 

 

 

Montserrat Acebes de la Torre

Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA) y Miembro de la  Asociación Española de Críticos de Arte (AECA).

 

Comisaria de la muestra.