“Geopop Art (Abstracción Geométrica & Pop Up)”

Ramón Margareto

“Geopop Art (Abstracción Geométrica & Pop Up)”

Por qué pinto

Soy cineasta, pintor y escritor. Algún periodista me ha insinuado el dicho “quien mucho abarca, poco aprieta”, pero esta no es una máxima que concuerde conmigo. Con perdón de artistas clásicos como Juan de Juni o Gregorio Fernández, grandes imagineros castellanos, yo también me considero un hombre del Renacimiento, interesado por todas las bellas ates, incluída la cinematográfica.

Desde que era un niño, he sentido la vocación hacia ellas, sobre todo la pintura y la escultura. Con sólo doce años, inauguré mi primera exposición, esculturas en plastilina, en el ayuntamiento de mi ciudad natal, Medina de Rioseco (Valladolid). En ella convivían en armonía los enanitos de Blancanieves con Pippi Calzaslargas los payasos de la tele y algún que otro belén.

En mi adolescencia, ya viviendo en Palencia, pinté los cuadros de mayor formato de toda mi carrera artística, multitud de lienzos de once metros de largo por uno y medio de alto. , no exagero, me refiero a los rótulos publicitarios pintados al temple, a mano, que adornaron durante años la fachada del hoy mítico Cine Ortega de Palencia. Muchos carteles de películas, musicales y obras de teatro pasaban por mis pinceles como un suspiro: Encuentros en la tercera fase, Hair, El diluvio que viene, Maribel y la extraña familia…

Por aquel entonces me volcaba en esta actividad artística al menos tres veces al año (Navidad, Oscars y Fiestas patronales), compaginándola sin ningún problema con mis estudios en el Instituto Jorge Manrique de Palencia y en la Universidad de Valladolid. Por cierto, fui un buen estudiante, pero destacaba sobre todo, con matrículas de honor, en gimnasia y artes plásticas (dibujo artístico, dibujo técnico y diseño). Todavía conservo en las paredes de mi casa alguna que otra obra de aquella entrañable época.

Más adelante fue inevitable emigrar a Madrid, para cumplir mis sueños y convertirme con mucho esfuerzo en un profesional del arte. Era inevitable, por vocación familiar -mi abuelo, mi padre y ahora mis hermanos y yo somos exhibidores cinematográficosdirigir mis pasos hacia el mundo del cine, una larga trayectoria que me tenía reservada una más que agradable sorpresa: la obtención de un Premio Goya en 2011 por mi película Memorias de un cine de provincias.

Pero la escultura y la pintura me estaban esperando con impaciencia. En Madrid cursé estudios de escultura en L’Atelier y de pintura en El Taller de la Salamandra, dos prestigiosas escuelas de artes plásticas. Por cierto, mi primer largometraje documental, Salamandras y Salamandros, de inminente estreno, ha sido rodado en esta última y lo defino como una obra pictórica y cinematográfica al mismo tiempo.

Las esculturas, de momento, esperan en mi estudio hasta ver la luz, pero la pintura me gritaba insistentemente que quería ser mostrada.

Recomencé a pintar haciendo collages con papel de arroz y otros materiales reciclados. Así creé, sin apenas sin darme cuenta, una línea pictórica que denomino Geopop Art, pues se trata de una mezcla de Abstracción Geométrica y Pop Art. Enseguida salté al gran formato de cara a mi primera exposición individual. Una serie de cuadros de 100×81 centímetros pintados con acrílico y una multitud de técnicas mixtas que ni yo mismo sé definir.

Bien, mi Geopop Art creció y creció hasta la madurez incluso, y en este catálogo os presento mis últimas creaciones pictóricas. Su formato es normalmente vertical -la verticalidad me acerca al mundo espiritual-; sus colores, todos, sin excepción, normalmente planos y utilizados con total libertad; y sus temas, como ha dicho algún crítico: “Obras muy diversas, algunas de ellas claros ejemplos de cómo el cine y la pintura hablan a la vez en la mente del versátil artista, con una temática cercana a la denuncia o la crítica. Pintura reflexiva e íntima que ofrece visiones subjetivas de la realidad que le rodea y de sus preocupaciones sociales y críticas. El cine y sus propios documentales –en una simbiosis perfecta entre las artes plásticas y el séptimo arte-, la multiculturalidad y las diferencias individualizadas respecto de la norma común son algunos de los temas que subyacen a sus obras. Margareto se muestra preocupado por las series y las reiteraciones de esquemas, que se rompen con la diferencia”, y yo añado, siempre surgiendo de lo más profundo de mi interior.

Con la pintura soy feliz y espero que vosotros, contemplándola un instante, también. Ésta es una de las mejores formas que he encontrado para comunicarme con vosotros. Y para mí, la comunicación es una primerísima necesidad.

 

Ramón Margareto